Descubrí no hace mucho las charlas de Webstock. Este evento es una cita anual para todo aquel que esté intensamente interesado en temas web, aún así, lo recomiendo también como fuente de inspiración para cualquier diseñador. Los temas suelen girar entorno la accesibilidad, la usabilidad, la continua actualización de los estándares web y mil y una estrategias de buenas prácticas. La lástima es que se celebre en Nueva Zelanda y la asistencia física nos pueda agujerear los bolsillos.

Las charlas son de 30 minutos y, lo siento, no hay subtítulos. Así que poneos cómodos si queréis atacarlas, les sacaréis jugo. Si os da pereza, los links son buenos clicks.

Esta vez, quiero compartir la charla de Miranda Mulligan: Your survival is designed.

Actualmente, lidera el Knigh Lab de la Northwestern University, un equipo de ingenieros, periodistas, diseñadores y docentes que experimentan y desarrollan nuevos métodos que ayuden al periodismo a mantener su calidad caminando hacia este futuro web y dispositivos que ya se les está cayendo encima.

Su charla se basa en su experiencia como Design Director para The Boston Globe. Es interesante porque toca varios palos: el diseño web, el diseño editorial, este concepto tan de moda del Design Thinking y, entre otras cosas, la tradicional mala práctica de no contar con diseñadores en decisiones clave. Nos cuenta de telón de fondo por su disertación que sí, que el diseñador es un líder. ¿Por qué no iba a serlo? Es el pegamento entre el contenido y su comprensión.

+ Posts de Miranda Mulligan en Knigh Lab
+ Definición de Design Thinking
+ Documental Design & Thinking
+ Webstock.org

Una de las novedades más vistosas del nuevo iOS 7 son las UI Dynamics. Esencialmente, el sistema entiende la manera como mueves o balanceas el teléfono, interpreta la gravedad del dispositivo, y aporta una animación dinámica a la interfaz. Hasta ahora, tan solo lo había visto trabajar en la interfaz propia de iPhone, pero Seene le ha sacado provecho para convertirlo en el valor central de su App.

Este tipo de funcionalidades pueden parecer frívolas, pero una buena frivolidad debe tener ese Wow Factor para no quedarse en nada. Seene tiene Factor X.

Seene te permite capturar fotos y darle ese poco de vida que aportan las UI Dynamics. Primero, escoge un buen modelo (tu novia, tu perro, tu PS4…). Captúralo y mueve tu teléfono alrededor de tu escogido hasta que la App tenga suficiente para generar tu Seene. El resultado es esta chulada, que se llama estereoscopía de toda la vida. Como no, la app te permite compartir el resultado en su propia red social, Facebook y Twitter.

Como he dicho, puedes pensar que es una tontería, pero me costaría entender que no te hiciera sonreír un poco.

+ Seene
+ Seene en la App Store

iosBien. El giro de mi carrera hacia el diseño orientado a las interfaces y su usabilidad ha coincidido (felizmente) con el boom del Flat Design. Nada nuevo bajo el sol, pero que Apple, por fin, se haya sumado a la tendencia hace que el concepto tenga más eco del que tenía.

El nuevo diseño de iOS 7 tiene sus más y sus menos. Tiene algunos elementos conflictivos, principalmente los iconos launcher, la finísima iconografía estilo Holo y algún detalle como el picker. Pero la mayoría de usuarios se muestran encantados con el cambio, por mucho que los nostálgicos echen de menos las sensaciones de volumen esqueumórficas. El tiempo dirá que es más usable, pero se puede decir ya que se saltaron algunos principios Flat.

A letter from a flat designer es un post de Joey Cofone que pide, por favor, que si vamos a seguir la tendencia, lo hagamos bien por el bien de todos. Nos da las claves para una buena conceptualización. En este nuevo mundo sin volúmenes hay que tener muy presente 3 cosas: óptima jerarquía de los elementos, bloques bien definidos y respeto el trayecto natural de la mirada sobre la pantalla.

+ A letter from a flat designer

Vladimir Nabokov ya hizo decir a su personaje John Krug en Bend Sinister que era un esclavo de las imágenes. Pero la verdad tras el personaje es que el mismo autor era algo quisquilloso. Es famoso como instruyó a las editoriales como, y como no, debía ser la portada de Lolita, su obra maestra. Y uno de mis libros favoritos, porque no decirlo.

Así mismo se explicaba a sus editores en 1955:

“Quiero colores puros, nubes suaves que se derritan, detalles precisos en los dibujos, un rayo de sol después de la lluvia que se refleja en los surcos y baches de un camino que se desvanece. Y nada de chicas… ¿Quién sería capaz de ilustrar de forma romántica y delicada Lolita sin freudianismos (una lejanía que se disuelve, un suave paisaje americano, una carretera nostálgica… ese tipo de cosas)? Hay un tema al que me opongo rotundamente: cualquier tipo de representación de una niña.”

Con el tiempo, dejó correr sus demandas. Pero viendo el conflicto de sintetizar en una imagen la complejidad de la obra, que al mismo Nabokov le inquietaba, Lolita: The Story of a Cover Girl recopila una colección de cubiertas de este clásico. 80 diseñadores gráficos e ilustradores, lo mejor de cada casa, se reúnen para ver tras las lentes del diseño el basto paisaje cultural que nos dejó este novelón.

Además, se incluyen ensayos sobre el arte de las portadas y de Lolita, en particular. Alice Twemlow, fundadora de la MFA in Design Criticism en la New York’s School of Visual Arts, nos ofrece una taxonomía de los principales estilos de diseño: los que emplean objetos, y deletran el nombre de Lolita como si quisieran reconstruirla en un todo mediante lo banal de su vida diaria; aquellos que se centran en la obsesión de Humbert; los que se basan en la sensación de tener a Humbert en la visión periférica de Lolita; los estrictamente tipográficos que citan fragmentos de la obra, como por ejemplo, su gran openning con el que os dejo:

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta”

covers_lolita

+ Lolita – The Story of a Cover Girl: Vladimir Nabokov’s Novel in Art and Design
+ Artículo en Huff Post: 7 stunning Lolita Book Cover Redesigns

A primera vista, parece que estas montañas no puedan ser reales. Pero lo son. Retoques de color más arriba o más abajo según el autor de la instantánea, las formaciones geológicas del parque Zhangye Danxia, China, son el resultado de capas de arenisca y varios minerales durante más de 24 millones de años, desde la era cretácea.

El tiempo se tomó sus propias herramientas para crear este Patrimonio de la Humanidad. Primero, dejó que todo se comprimiera en pesadísimas rocas. Después un ligero choque entre las placas tectónicas indoaustraliana y eurasiática crearon estas ondulaciones que se pueden apreciar en las montañas. Para aprovechar el choque, el Tiempo no perdió el tiempo y, de paso, creó la famosa cordillera del Himalaya.

Según la estación del año, el color se puede apreciar más o menos luminoso. Su época más espléndida es después de primavera, especialmente cuando se pone el sol y la sombra tiene la oportunidad de contrastar brutalmente.

No es un fenómeno natural único de estas características. Podéis echarle una ojeada al Rainbow Range en British Columbia, Canadá, o el gustosamente visitado Cerro de los Siete Colores ubicado en la Quebrada de Purmarca, provincia de Jujuy, Argentina.

+ Espectáculo servido en Huffington Post
+ Colores más natural en Telegraph

El Marina Abramovic Institute busca fondos. En este centro, los alumnos se podrán sumergir el método de Abramovic. El centro aportará un espacio educativo basado en talleres, residencias e investigación, con especial hincapié en cómo embrollar con éxito el arte, la tecnología, la ciencia y, por ende, la espiritualidad.

Para empezar, las aportaciones en Kickstarter ayudarán a desarrollar el diseño del concepto y del espacio: programación, oficina de operaciones, el diseño arquitectónico de los espacios necesarios y sus elementos. Rem Koolhaas y Shohei Shigematsu de la OMA (Office for Metropolitan Architecture) son los encargados de crear un nueva interacción entre audiencia y artistas.

Podéis leer más detalles de lo que el instituto MAI tiene en mente en Kickstarter. Pero para promocionar le proyecto os dejo una de sus varias iniciativas, ¡la más lamentable! Tenemos nueva candidata para el Club del chiste.

+ MAI: The Founders